Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Nutrientes y salud: la energía de los alimentos

La alimentación es un factor fundamental de la salud. Toda nuestra energía para vivir depende de ella, por eso es esencial buscar el equilibrio en nuestra dieta. Es necesario que sea adecuada en cantidad calórica y en calidad, para que incluya todos los nutrientes energéticos -grasas e hidratos de carbono-, formadores, como las proteínas y biorreguladores, como las vitaminas y los oligoelementos.

Hay que reseñar, además, la importancia de mantener una correcta hidratación, punto a tener en cuenta especialmente en el caso de las personas mayores y los niños por ser los grupos más sensibles a la deshidratación.

Transformación de los alimentos en energía mecánica

Toda la vida es un ciclo de reposición de las células muertas por células de nueva formación. Durante la infancia este proceso se hace especialmente a través del crecimiento y el gasto energético que ello conlleva. Posteriormente, en la edad adulta, esta transformación permite la regeneración celular indispensable para la vida.

Todo ello es lo que permite nuestro movimiento corporal y celular. Dicho movimiento supone la transformación de los alimentos en energía mecánica.

Equilibrio nutricional

En nuestra alimentación es necesario incluir todos los nutrientes, puesto que cada uno tiene una función distinta. La clave es seguir una dieta variada ya que nuestra salud precisa de todos ellos y del equilibrio de los mismos.

A la hora de reseñar determinados alimentos como “ideales”, lo adecuado sería contar con:

  • La suficiente carga calórica para satisfacer nuestras necesidades de actividad.
  • Los mínimos imprescindibles para reponer nuestras estructuras.
  • Los suficientes biorreguladores para mantener correctamente el funcionamiento de procesos vitales de órganos y sistemas corporales.
  • Evitar excesos que puedan comprometer nuestra salud.

Nutrición y deporte

Aunque los genes configuran nuestras expectativas vitales, su expresión puede modificarse con los hábitos correctos. Una buena genética nos previene de la enfermedad solamente si la cuidamos con hábitos saludables. Del mismo modo, una mala genética puede beneficiarse de estos buenos hábitos.

Naturalmente, además de lo imprescindible para la salud, cada edad y cada nivel de actividad precisa de una cantidad adecuada de cada tipo concreto de nutrientes.

En el caso de los deportistas, hablamos de un organismo exigido al máximo. Para su rendimiento precisa inexorablemente los aportes adecuados de cada nutriente, por ello es especialmente importante prestar la atención suficiente a la dieta.

Conocer nuestro cuerpo y las necesidades que requiere para su buen funcionamiento es esencial, es más, es lo que podríamos definir como salud.

Si bien no hay que hacerse esclavo de la sobreinformación, la educación en salud es fundamental para prevenir la enfermedad. En este sentido, saber qué elementos debemos incorporar en nuestra dieta para que sea saludable es especialmente importante, más todavía si se trata de deportistas.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies