Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Por qué se me cae el pelo?

La llegada del otoño y el aumento de la caída del cabello parecen ser dos conceptos que van de la mano. En esta época se incrementan notablemente las consultas en Dermatología por este motivo. Es lo que se conoce como efluvio telógeno.

Si bien, las causas que lo producen no están del todo claras, es probable que se deba a la menor exposición al sol propia de esta estación. Durante el verano, la mayor radiación solar podría influir en un incremento de la fase de crecimiento, con la consecuente caída otoñal.

En cualquier caso, el efluvio telógeno está limitado en el tiempo y tiene unas características particulares:

  • Tiene una duración aproximada de entre 3 y 6 meses.
  • Dado que es una caída parcial y progresiva, no origina placas de despoblación total como otras alopecias.
  • Es una caída que repuebla por sí sola, aunque temporalmente puede llevar a una disminución del volumen del cabello mientras cae.
  • Se debe a una desincronización de los ciclos del pelo.

Fases de vida del cabello

Para comprender cómo se alteran los ciclos de vida del pelo es necesario aclarar, en primer lugar, las fases por las que pasa.

  • Anágena: es el período de crecimiento del pelo y puede durar entre 3 y 8 años.
  • Catágena o de transición: el pelo deja de crecer y se mantiene anclado durante 2 o 3 semanas al cuero cabelludo.
  • Telógena o de reposo: es el momento de la caída, cuando el pelo se desprende y empieza el nacimiento de un nuevo cabello.

En el efluvio telógeno se produce una alteración de este ciclo y un mayor número de cabellos entran en fase de reposo, produciendo una mayor caída.

¿Cómo se puede detectar la causa de la caída del pelo?

Además del efluvio estacional, existen numerosas causas relacionadas con la caída del cabello:

  • Estrés emocional: en estos casos la caída suele aparecer pasados unos 3 meses del hecho desencadenante.
  • Medicamentos: existen determinados fármacos que pueden influir en la caída.
  • Patologías, por ejemplo, las relacionadas con el tiroides, o déficits nutricionales.
  • Efluvio del postparto: en este caso se trata de una caída similar a la estacional por estar limitada en el tiempo. Durante el embarazo los altos niveles de estrógenos aumentan el anclaje del pelo al cuero cabelludo. Tras el parto, con la bajada de estos niveles, ese cabello pasa a fase telógena y cae de golpe. En este caso, se repuebla solo.
  • Alopecia androgénica: se debe a causas genéticas. Afecta en mayor medida a los hombres y en las mujeres es más frecuente tras la menopausia. En los varones puede producir calvicie; en las mujeres conlleva más bien un aclaramiento, una pérdida de densidad en la zona central del cuero cabelludo.
  • Alopecia traccional: se produce por la tracción de la raíz, por ejemplo, por llevar peinados muy tirantes.

En nuestra unidad establecemos un diagnóstico totalmente personalizado en función de:

  • La historia clínica o anamnesis, que nos permitirá averiguar si pueden existir factores desencadenantes.
  • Analítica para valorar el estado del paciente (vitaminas, hierro, tiroides; son muchos los parámetros que pueden influir en la caída).
  • Exploración clínica mediante tricoscopia digital.

¿Qué es la tricoscopia digital?

La tricoscopia digital es una técnica específica muy útil para el diagnóstico del estado del pelo. Se basa en el uso de la dermatoscopia, una lente de luz específica, polarizada, que permite ver una serie de estructuras que, a simple vista, no podríamos valorar.

De este modo podemos analizar el estado del cabello y averiguar con mayor precisión la causa de la caída. Además, dentro de este estudio se puede llevar a cabo el trichoscan, una función específica de la tricoscopia que analiza el porcentaje exacto del número de pelos en fase anagen o de crecimiento y en fase telogen o de caída.

Se trata de una prueba no invasiva y muy efectiva. En caso de padecer algún tipo de alopecia nos permitirá establecer un diagnóstico diferencial y precoz.

Determinar la causa que produce la caída del pelo es fundamental para establecer un tratamiento eficaz. Aunque en muchos casos la caída no se puede prevenir, actuar de forma precoz puede resultar determinante para frenar o revertir la situación, especialmente si ocasiona un impacto en la calidad de vida del paciente.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies