Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

7 alimentos para mantener joven el cerebro

Día Mundial de la Alimentación

Cada año el 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Se trata de una iniciativa de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) cuyo objetivo es promover la concienciación y la acción en todo el mundo a favor de aquellos que padecen hambre. Además, nos recuerda la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y las dietas nutritivas para todos.

Entre las recomendaciones de esta organización se alza la necesidad de adoptar una dieta más saludable y sostenible. Puede resultar obvio, pero con el actual ritmo de vida tan acelerado, en ocasiones no resulta fácil.

La alimentación influye notablemente en nuestra calidad de vida, por ello, la elección de unos alimentos frente a otros puede tener consecuencias notables en nuestra salud.

Alimentación y salud cerebral

Al igual que una dieta saludable repercute en nuestro bienestar físico, el cerebro también se puede beneficiar si elegimos la combinación adecuada de nutrientes. De este modo, aunque resulte imposible frenar el deterioro cognitivo asociado a la edad, sí podemos mejorar las funciones cognitivas o retrasar, en la medida de lo posible, dicho deterioro.

La dieta mediterránea resulta clave. Numerosos estudios ponen de manifiesto su relación con un mejor perfil cognitivo, contribuyendo a una mejora en:

  • La memoria y el pensamiento
  • La capacidad de atención
  • El procesamiento de la información

¿Cuál es el secreto de la dieta mediterránea?

La base del beneficio aportado por la dieta mediterránea se asienta en la acción sinérgica de varios componentes y no en las propiedades de estos de forma aislada. Se trata de una serie de ingredientes cuyo beneficio radica en su propia combinación, beneficio que implica una mejora en la longevidad.

La base de esta dieta es el consumo abundante de frutas y verduras, el alto cociente entre grasas monoinsaturadas/saturadas, el uso del aceite de oliva virgen extra como principal fuente de grasa, el consumo habitual de pescado, la ingesta reducida de carne, y siempre preferentemente de aves de corral, en vez de ternera y cerdo, el bajo consumo de productos lácteos y el consumo moderado, pero habitual, de vino tinto en las comidas.

7 alimentos que mejoran la función cognitiva

Existen una serie de alimentos concretos, vinculados a la dieta mediterránea, que pueden contribuir de forma notable a la mejora de la salud de nuestro cerebro. Su consumo habitual, apoyado por unos hábitos saludables que incluyan la práctica regular de actividad física, pueden mejorar nuestra función cognitiva:

  1. Cacao: su alto contenido en flavonoides, sustancias antioxidantes, contribuyen a la mejora de memoria y ayudan a evitar su pérdida. Es por ello que recomendamos el consumo de chocolate negro, el que cuenta con mayor porcentaje de cacao puro y menor porción de azúcares y grasas saturadas.
  2. Nueces: poseen un alto contenido en ácidos grasos omega-3, vitamina E, antioxidantes, folatos y melatonina. Contribuyen a frenar la pérdida de memoria y a mejorar la memoria de trabajo
  3. Pescados azules: son ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega-3. Por ello, contribuyen a mantener una salud cardiovascular óptima, pero, además, ayudan a mejorar las funciones cerebrales, como la memoria espacial o la retención de respuestas aversivas. Es recomendable su consumo al menos 3 veces a la semana.
  4. Té verde: existen numerosas investigaciones que asocian su consumo a múltiples efectos beneficiosos, entre ellos, la mejora en la capacidad de pensamiento y en la memoria de trabajo, es decir, aquella que implica los procesos usados para la memoria a corto plazo y la manipulación de la información.
  5. Verduras crucíferas: son vegetales como el brócoli, el repollo o la coliflor que han demostrado también ser beneficiosos para la mejora de las funciones cognitivas.
  6. Arándanos: poseen alto contenido en antocianinas y un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio. Contribuyen a la mejora de la función neuronal y del aprendizaje. Además, disminuyen los síntomas de depresión.
  7. Magnesio: existen evidencias científicas que apuntan a que existe una relación entre el déficit de magnesio y el declive cognitivo o envejecimiento cerebral. Por ello, es muy recomendable incluir en la dieta alimentos ricos en magnesio, como yogures, almendras, acelgas, espinacas, plátanos, calabaza, aguacates, chocolate negro.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies