Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Aclaramos todas tus dudas en torno al sobrecrecimiento bacteriano

¿Qué es la microbiota?

El tubo digestivo de las personas está habitado por un complejo ecosistema polimicrobiano (microbiota) compuesto por virus, parásitos, hongos y, sobre todo, bacterias.

Cada individuo alberga unos 100 billones de bacterias que aportan múltiples beneficios, entre ellos la regulación de:

  • Las sales biliares
  • El sistema inmunitario
  • Medicamentos
  • Almacenamiento de grasa
  • Producción de vitaminas

La microbiota es distinta en cada persona y permanece relativamente constante, pero factores ambientales, como la dieta y la higiene, parecen influir profundamente en la colonización intestinal.

La homeostasis intestinal (regulación del ambiente intestinal interno para mantener una condición estable) se mantiene principalmente por dos mecanismos:

  • El peristaltismo (contracciones musculares que ocurren en el tubo digestivo).
  • La barrera de ácido gástrico: que elimina el crecimiento de la mayoría de organismos que ingresan a través de la orofaringe. El 99% de las bacterias mueren en el estómago tras 5 minutos de exposición ácida, lo que limita su capacidad para colonizar el intestino delgado.

También influyen la integridad de la mucosa intestinal y las secreciones intestinal, biliar y pancreática.

¿Qué es el sobrecrecimiento bacteriano?

El sobrecrecimiento bacteriano es una condición caracterizada por la presencia de una anormal población de bacterias en el intestino proximal. Pueden ocasionar: malabsorción, diarrea, pérdida de peso y déficits nutricionales.

La prevalencia real de esta patología en la población general se desconoce, pero se estima que puede ser del 12 al 22%.

Suele ser una enfermedad infradiagnosticada, ya que provoca síntomas inespecíficos que a menudo son atribuidos a otros procesos de base que sufre el paciente.

¿Por qué se produce?

Los dos factores principales para que se produzca son:

  • La senectud: en las personas mayores se produce, por una parte, una disminución del ácido por la atrofia de la mucosa gástrica y, por otra, la disminución de la motilidad intestinal.
  • El consumo de medicamentos denominados IBP (inhibidores de la bomba de protones): se trata de potentes supresores de la secreción gástrica de ácido y están entre los fármacos más vendidos en el mundo debido a su eficacia y seguridad, por lo que su consumo es habitual. Es frecuente, además, que los pacientes que los toman estén infectados por Helicobacter Pylori, de modo que el riesgo de desarrollar sobrecrecimiento bacteriano se incrementa.

Además, las cirugías del tracto gastrointestinal también pueden predisponer al desarrollo de esta patología, ya que reducen la exposición al ácido gástrico y provocan un aclaramiento inefectivo de bacterias.

El sobrecrecimiento se puede asociar a otras enfermedades, principalmente:

  • Enfermedad celiaca
  • Sobrepeso (hígado graso)
  • Cirrosis hepática
  • Pancreatitis crónica
  • Síndrome de intestino irritable
  • Hipotiroidismo

¿Qué síntomas provoca?

Aunque los pacientes se muestran frecuentemente asintomáticos, en los casos más graves pueden presentar signos de malabsorción.

Los síntomas más frecuentes son: diarrea, plenitud postprandial (sensación molesta de saciedad precoz, dolor epigástrico o ardor epigástrico), meteorismo, flatulencia, dolor abdominal (en muchas ocasiones con incremento del perímetro abdominal), déficit de vitaminas.

Cuando el sobrecrecimiento se presenta en pacientes con otras enfermedades, los síntomas suelen causar confusión y resulta más difícil de diagnosticar.

¿Cómo se diagnostica?

  • Cultivo bacteriano cuantitativo del aspirado yeyunal: es necesario realizar una endoscopia para guiar un catéter estéril y realizar el aspirado. Se trata, pues, de un test invasivo y costoso, con importantes limitaciones técnicas, por lo que actualmente no suele utilizarse.
  • Análisis genético: se trata de identificar y cuantificar las bacterias que residen en el colon a través del análisis de sus genomas, aunque hoy en día esta técnica no está disponible para ser utilizada de forma rutinaria.
  • Test de aliento: mediante la determinación de hidrógeno (H2) y metano (CH4) podemos determinar la sensibilidad. Es el método más utilizado en la práctica clínica. Se trata de un test no invasivo, barato, simple y seguro. Su principal inconveniente es la duración (3 horas).

Tratamiento

El tratamiento se basa en diferentes puntos:

  1. Identificar y eliminar los factores predisponentes y, cuando sea preciso, la corrección de la enfermedad asociada. Sin embargo, esto no siempre es posible.
  2. Corregir los déficits nutricionales. El soporte nutricional es un importante componente del manejo del sobrecrecimiento, ya que se deben reponer calorías, vitaminas, minerales y oligoelementos.
  3. Implementar modificaciones en la dieta. La distensión abdominal puede ser reducida evitando las bebidas carbonatadas, chicles, lactosa, sorbitol e hidratos de cadena corta. Los cambios en la dieta son recomendables, pero en realidad su eficacia no ha sido determinada.
  4. Suprimir la flora contaminante mediante antibióticos. En la actualidad se aconseja confirmar el diagnóstico antes de iniciar el tratamiento antibiótico. La flora contaminante es polimicrobiana, por lo que se necesitan antibióticos de amplio espectro, existiendo diferentes pautas que deben ser prescritas por un médico. La recurrencia es muy común y por ello algunos pacientes necesitarán repetir el tratamiento antibiótico (por ejemplo: los primeros 5-10 días de cada mes). Hay que manejarlos con prudencia, pues los tratamientos prolongados con antibióticos tienen problemas, como es la infección por otras bacterias (Clostridium difficile), el incremento de la resistencia bacteriana a los antibióticos, o el coste.

El tratamiento con probióticos podría parecer un abordaje lógico e interesante, existiendo pautas específicas para el sobrecrecimiento. Sin embargo, los datos aportados por los estudios realizados hasta ahora no son concluyentes.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies