Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Afectación cutánea de los pacientes con lupus

¿Qué es el lupus?

El lupus es una enfermedad autoinmune que puede manifestarse de diferentes formas. En todas ellas es habitual que exista afectación cutánea. Esta se produce porque los anticuerpos detectan ciertas sustancias de la piel como algo externo, que tienen que eliminar. Así se desencadena la inflamación de la misma.

Una de las principales características del lupus es la fotosensibilidad. Los pacientes presentan intolerancia a la radiación ultravioleta del sol, con una afectación diferente en función del tipo de lupus que padezcan.

Causas del lupus

Existe una cierta predisposición genética a padecer esta patología. A ello se suman los llamados desencadenantes externos, que determinan el debut de la enfermedad, como pueden ser:

  • Radiación ultravioleta
  • El uso de determinados medicamentos
  • El estrés

Tipos de lupus

  • Lupus agudo sistémico: es la manifestación más grave de esta patología. Afecta, no solo a la piel, sino también a los órganos internos (afectación articular, pulmonar, renal, cardiaca). Puede llegar a comprometer la vida del paciente. Es frecuente que los pacientes presenten una especie de “chapetas” en la cara.
  • Lupus subagudo cutáneo: afecta a nivel cutáneo, especialmente en escote y espalda y, raramente, a nivel interno.
  • Lupus discoide crónico: afecta en exclusividad a la piel. En este caso, a diferencia de los anteriores, las lesiones dejan cicatriz una vez se curan. Si aparecen en la cabeza pueden producirse placas de alopecia.
  • Lupus tumidus: es un tipo más específico de esta enfermedad que se caracteriza por la aparición de lesiones en la piel tipo edema. Es frecuente que surjan en la misma época del año y en el mismo sitio. En ocasiones su diagnóstico es más complejo e, incluso, puede pasar desapercibido durante mucho tiempo.

En todos los casos expuestos es fundamental el diagnóstico precoz para instaurar, cuanto antes, el tratamiento preciso. El abordaje será multidisciplinar. En cualquier caso, debido a la afectación de la piel común a todos los tipos de lupus, el tratamiento dermatológico siempre será necesario.

Abordaje dermatológico

Debido a que la radiación ultravioleta es uno de los desencadenantes de las lesiones cutáneas, la fotoprotección es fundamental. Ha de ser tópica, pero también se puede complementar por vía oral.

En caso de que existan lesiones es necesario aplicar un tratamiento con productos tópicos: corticoides o inmunomoduladores tópicos. En casos más graves y brotes puntuales se pueden utilizar antipalúdicos o corticoides por vía oral durante un tiempo.

Tratamiento con láser o luz pulsada

En lesiones activas están descritas buenas respuestas al tratamiento con luz pulsada en rango de vascular o láser vascular. Esto es debido al efecto antiinflamatorio de este tipo de láser.

Además, conviene aclarar que el láser no emite radiación ultravioleta, de modo que es totalmente seguro.

En caso de que se produzcan cicatrices, típicas en el lupus discoide crónico, se puede utilizar láser fraccionado para tratarlas.

El lupus es una enfermedad que no tiene cura, pero con las medidas de protección adecuadas y evitando la exposición solar, el paciente puede entrar en períodos de remisión.

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies