Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Cirugía de tiroides: ¿cuándo es necesaria?

Los procedimientos quirúrgicos de la glándula tiroides se indican para pacientes con una variedad de afecciones, entre ellas:

  • Nódulos tiroideos malignos y benignos.
  • Glándulas tiroides grandes (bocios).
  • Glándulas hiperfuncionales.

El motivo más frecuente de consulta de un paciente es la presencia de un nódulo tiroideo (todo nódulo tiroideo requiere la evaluación por parte de un especialista).

Generalmente el estudio se fundamenta en la realización de una ecografía, que permite saber si el nódulo es sólido o quístico, y la realización de una punción por aspiración con aguja fina (PAAF). Con estas dos pruebas se pueden delimitar aquellos nódulos con indicación quirúrgica. El especialista puede solicitar otras pruebas si lo considera necesario, como puede ser una gammagrafía de tiroides y pruebas analíticas de función tiroidea.

La intervención se recomienda en los casos de:

  • Cáncer de tiroides.
  • Sospecha de cáncer.
  • Nódulo benigno: en caso de que sea grande, de crecimiento rápido o si causa síntomas como dolor, dificultad para tragar, etc.
  • Hiperfunción tiroidea: Enfermedad de Graves – Basedow, adenoma hiperfuncionante, bocio multinodular hiperfuncionante.
  • Bocio multinodular normofuncionante de tamaño grande que ocasiona síntomas compresivos o por motivos estéticos.

Nuestra recomendación es que la intervención la realice un cirujano experto en esta patología, ya que la frecuencia de complicaciones es menor cuanta más experiencia se tiene.

Folleto informativo sobre cirugía de tiroides, Dr. José Luis Porrero

¿Cuándo es estrictamente necesaria la cirugía de tiroides?

La cirugía es necesaria, sin lugar a duda, cuando se ha diagnosticado un cáncer de tiroides o existe la sospecha del mismo.

En ausencia de este diagnóstico, pueden existir opciones de tratamiento no quirúrgicas, pero será el especialista el que determine lo más indicado en función de cada caso.

Tipos de cirugía de tiroides

Existen diferentes tipos de cirugías de tiroides:

  • Hemitiroidectomía: extirpación de un lóbulo tiroideo más el istmo.
  • Tiroidectomía subtotal bilateral: es una técnica que se realiza poco en la actualidad y consiste en la extirpación de ambos lóbulos tiroideos, pero dejando un pequeño remanente de la porción posterior de los mismos para preservar las glándulas paratiroides.
  • Tiroidectomía casi total: quitamos casi toda la glándula, dejando en algunos casos tan solo un gramo o centímetro de tejido tiroideo en un lado.
  • Tiroidectomía total: extirpación de toda la glándula tiroides.
  • Cuando nos enfrentamos a pacientes con cáncer de tiroides, además de la extirpación de la glándula tiroides, en ocasiones tenemos que asociar extirpación de los ganglios de la región cervical (linfadenectomías del compartimento central y/o laterales).

¿Qué cantidad de glándula tiroides se debe extirpar?

El cirujano ha de orientar al paciente sobre el tipo de operación necesaria en cada caso, siempre de forma personalizada, y en función del proceso patológico que afecte a la glándula tiroides.

  • Para pacientes con cáncer papilar o folicular: se recomienda una tiroidectomía total. En estos casos también puede ser necesaria la realización de la extirpación de los ganglios centrales del cuello. En casos con metástasis en los ganglios laterales será necesaria también la extirpación de los mismos.
  • Para pacientes con cáncer medular el tratamiento recomendado es la tiroidectomía total y linfadenectomía del compartimento central.
  • Para nódulos benignos múltiples y/o bocios grandes (ya sean hiperfuncionales o de funcionamiento normal), la tiroidectomía total es un método excelente de tratamiento.
  • Para pacientes con hipertiroidismo debido a la enfermedad de Graves o bocios multinodulares, la opción quirúrgica más recomendable es la tiroidectomía total.
  • La hemitiroidectomía se reserva para pacientes con patología benigna que afecta solamente a uno de los lóbulos tiroideos.

¿Cómo realizamos la cirugía?

El procedimiento se realiza con anestesia general. Siempre que las características de la lesión lo permitan, y en general en los procedimientos benignos, nosotros realizamos la cirugía a través de una mínima incisión cervical (minicervicotomia), lo que nos permite conseguir unos resultados estéticos excelentes. Esta técnica la podemos aplicar gracias a la amplia experiencia que hemos adquirido a lo largo de muchos años de cirugía tiroidea.

La cirugía tiroidea por minicervicotomía supone un reto para el cirujano y debería ser realizada solo por cirujanos con amplia experiencia, ya que la posibilidad de complicaciones puede aumentar.

Nuestro equipo dispone de la tecnología más avanzada para la realización de la misma, como fuentes específicas de energía y la posibilidad de utilizar el neuroestimulador para la identificación del nervio recurrente en aquellos casos complejos, como pueden ser reintervenciones cervicales.

Principales riesgos

Todo paciente que se somete a una cirugía tiroidea ha de ser informado por el cirujano, de forma verbal y por escrito, de los riesgos inherentes al procedimiento quirúrgico, como son:

  • El hematoma cervical: es una complicación poco frecuente, puede ser grave y obliga en ocasiones a reintervenir al paciente para resolver el problema.
  • La lesión del nervio recurrente que inervan la musculatura de las cuerdas vocales. Puede causar cambios en el tono de voz.
  • Las glándulas paratiroides, que son las encargadas de regular los niveles de calcio en el organismo. La extirpación inadvertida de las misma o la devascularización cuando realizamos tiroidectomías totales pueden dar lugar a la disminución del calcio en sangre y al desarrollo de un cuadro de hipoparatiroidismo que, en general, suele ser transitorio y muy ocasionalmente permanente. Esta complicación solo se produce cuando actuamos sobre los 2 lóbulos tiroideos (tiroidectomías totales o casi totales).

Este tipo de complicaciones ocurren con mayor frecuencia en pacientes que tienen muchos ganglios linfáticos afectados por el tumor, en pacientes que requieren una segunda intervención y en aquellos que presentan bocios grandes, que se extienden por debajo del esternón o bocios hiperfuncionantes.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies