Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Cirugía segura: “marcar mejor que errar”

El proceso de verificación preoperatoria definido en los hospitales Vithas se basa en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Joint Commission International (JCI).

El segundo Reto Mundial por la Seguridad del Paciente de la OMS, “La cirugía segura salva vidas”, aborda la seguridad de la atención quirúrgica. Se identificaron una serie de controles de seguridad que pueden efectuarse en cualquier quirófano. El resultado es la Lista de verificación, que pretende consolidar prácticas de seguridad ya aceptadas y fomentar una mejor comunicación y trabajo en equipo.

Entre estas recomendaciones está el marcado preoperatorio para indicar de forma no ambigua el lugar concreto en que se debe llevar a cabo la incisión o inserción, evitando así la cirugía en el lugar erróneo.

El Dr. José Luis Porrero, director de la Unidad de Cirugía General y Aparato Digestivo de Vithas Internacional, nos explica en este vídeo y en la entrevista la importancia de seguir y aplicar estas recomendaciones sobre cirugía segura.

Cirugía segura

El Dr. José Luis Porrero, responsable de nuestra Unidad de Cirugía General y Aparato Digestivo, nos explica los protocolos de cirugía segura que aplicamos en #VithasInternacional y Hospital Vithas Nuestra Señora de América Hernia Surgery

Publicada por Vithas Internacional en Viernes, 22 de febrero de 2019
Cirugía segura

Marcar mejor que errar es un lema bonito y fácil de recordar, ¿cómo surge este lema?

Basándome en la expresión “Errar es Humano” se me ocurrió hacer una frase parecida, que fuera fácil de recordar e intentando resaltar la importancia del marcaje del sitio quirúrgico. De ahí surgió “Marcar mejor que errar”.

Realizar el protocolo de cirugía segura supone añadir un tiempo extra a la intervención. ¿Realmente merece la pena invertir este tiempo?

La realización del check list sistemáticamente y en todos los quirófanos del mundo podría salvar la vida a medio millón de personas cada año, que mueren como consecuencia de una complicación grave relacionada con la cirugía. Además, podría evitar un gran número de complicaciones que no son letales, pero sí son graves.

Supone también una ayuda para prevenir la infección postoperatoria el asegurar la profilaxis antibiótica antes de la intervención. Hay muchos estudios publicados en los últimos años que demuestran la reducción de la morbimortalidad del paciente quirúrgico mediante la implantación del protocolo de cirugía segura.

De todos los componentes del protocolo de cirugía segura uno de los más difíciles de cumplir es el marcado del sitio quirúrgico, siendo una de las justificaciones más habituales que muchos cirujanos consideran difícil cometer un error en la localización de la intervención.

No todos los procedimientos quirúrgicos precisan el marcaje del sitio quirúrgico. Las patologías que suponen lateralidad, estructuras múltiples o niveles múltiples son las que exigen el marcaje del sitio quirúrgico. La percepción por parte de los cirujanos de que es poco habitual el error en el sitio quirúrgico no es real, ya que cada año tenemos documentos o notificaciones de que esto ha ocurrido o estuvo a punto de pasar. Además, cuando este error se produce las consecuencias suelen ser graves para el paciente, pues se puede haber realizado un procedimiento sobre un órgano, tejido o articulación sin patología y se deja sin resolver la patología por la cual el paciente se operaba. Por ello, el marcaje del sitio quirúrgico debería ser un procedimiento de obligado cumplimiento.

La Joint Commission International, modelo de calidad implantado en los Hospitales Vithas, requiere que sea la persona que va a realizar el procedimiento quien marque el lugar de la intervención.

Sí. En el pasado se consideraba adecuado que cualquier miembro del equipo quirúrgico realizase el marcado. Con el tiempo se observó que los errores disminuían si el marcado lo realizaba directamente el profesional responsable de la intervención, por lo que se estableció este requisito.

El marcado habitualmente lo realiza el cirujano principal, aunque también lo puede realizar algún ayudante o profesional en prácticas, siempre que este ayudante o profesional en formación sea el profesional principal que va a realizar la intervención (aunque esté bajo supervisión). Además, otro requisito imprescindible es la participación activa del paciente en el marcado.

No todas las localizaciones se pueden marcar, ¿verdad?

Se debe realizar el marcado en o cerca del lugar de incisión en todos los pacientes a los que se vaya a realizar un procedimiento invasivo o quirúrgico que implique lateralidad (derecha, izquierda), estructuras múltiples (dedos, lesiones) o niveles múltiples (columna vertebral). Quedan excluidos de marcado quirúrgico intervenciones de órganos únicos en lo que no es posible el error, intervenciones donde el sitio de inserción de instrumentos no está predeterminado, bebés prematuros y cirugías de emergencia.

¿Cuáles cree que son las principales dificultades para el cumplimiento del check list de cirugía segura y qué recomendaciones daría para superarlas?

Creo que es fundamental crear una cultura de seguridad en nuestras instituciones. La falta de sensibilización con el problema por desconocimiento es clave para que el check list no se realice. Muchos de los profesionales que trabajan en el bloque quirúrgico no tienen conciencia de la importancia del problema y se recurre a excusas como pérdida de tiempo, imposiciones de la dirección y la gerencia, etc. Tenemos que trabajar en la formación y educación en temas de seguridad en el bloque quirúrgico. Las conferencias y charlas relacionadas pueden crear una sensibilización al permitir que los profesionales visualicen la magnitud del problema.

Además, el trabajo en equipo es fundamental para conseguir una correcta realización del check list. El cirujano responsable del procedimiento quirúrgico debería ser la persona que esté más involucrada en el check list para que este se realice de forma correcta, los jefes de los equipos quirúrgicos deberían ser los líderes en seguridad y quizás en el ámbito de la cirugía privada deberían ser el primer eslabón en el que deberíamos de trabajar, si bien es verdad que la seguridad compromete a todos los integrantes del equipo quirúrgico.

Además de este check list, ¿qué otros sistemas recomendaría para mejorar la seguridad del paciente quirúrgico?

La creación de las unidades funcionales de gestión de riesgos (UFGR) juega un papel clave en la mejora de la seguridad quirúrgica. En hospitales de un tamaño más moderado, las funciones de estas unidades las puede asumir el Comité de Calidad y Seguridad del Paciente, como ocurre en los centros de Vithas, pero necesitamos una mayor implicación del colectivo médico en dicho Comité.

Otra alternativa es crear grupos específicos de mejora de la seguridad del paciente quirúrgico. Es fundamental aprender de los errores mediante el análisis de los mismos, lo que permitirá poner barreras para que no vuelvan a ocurrir. La notificación de los incidentes de seguridad a sistemas de notificación como SEPAMOS es el primer paso para conocer estos incidentes y poder analizarlos.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies