Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Cómo cuidar la piel de nuestro rostro

Pérdida de elasticidad e hidratación, aparición de manchas en la piel y líneas de expresión…son signos del envejecimiento de la piel, un proceso inexorable que puede verse motivado y acelerado por distintos factores, tales como el paso del tiempo, el tipo de clima, la polución del ambiente, el tabaco, el estrés o la genética, entre otros factores.

La piel es el único órgano que está en contacto directo con el exterior en todo momento y que se encuentra expuesto a numerosas agresiones externas. Aunque no cabe duda de que nuestra piel es tan individual como nosotros mismos, es esencial cuidarla a diario para encontrar las claves para una buena salud y bienestar.

Los primeros signos del envejecimiento, como son las líneas finas y las arrugas, comienzan a aparecer aproximadamente a los 25 años, cuando desciende el nivel de producción de colágeno. Por ello, no solo debemos corregir las imperfecciones de la piel, sino también protegerla desde temprana edad para cuidar el rostro y prevenir posibles imperfecciones.

¿Cómo cuidar la piel de nuestro rostro de forma diaria a cualquier edad?

Para lucir una piel sana, cuidada y joven es necesario prevenir, proteger y cuidar nuestro rostro durante todas las etapas de nuestra vida. Aunque el cutis cambie con el tiempo y existan tratamientos específicos para cada edad, algunos consejos que contribuyen al cuidado de la piel a cualquier edad son los siguientes:

  • Limpieza facial diaria todas las noches

El polvo, las sustancias atmosféricas, restos de maquillaje y células muertas obstruyen los poros e impiden que la piel respire, por lo que, si no se realizan limpiezas faciales adecuadas, los productos cosméticos que utilicemos no podrán actuar de forma adecuada y no serán eficaces.

En este sentido, nos maquillemos o no, es recomendable limpiar la piel del rostro dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, y utilizar productos adecuados a nuestras necesidades y tipo de piel (seca, normal, mixta o grasa).

  • Hidratación diaria

Es fundamental hidratar la piel correctamente de forma diaria, pues este hábito contribuirá a reparar la película hidrolipídica que cubre la epidermis. Para ello, es recomendable plantearse el uso de un sérum de vitamina C, cuyas propiedades antioxidantes contribuirán a restaurar el brillo de la piel en el rostro y a nutrirla. A la hora de aplicarlo, es ideal realizar un pequeño masaje con ambas manos.

  • Exposición solar de forma responsable

La exposición solar contribuye a tener una mayor sensación de bienestar y es importante para la síntesis de vitamina D. No obstante, para mantener una piel saludable, es fundamental exponerse al sol de forma responsable y no hacerlo sin protección.  

Para ello, aplicar un bloqueador solar en la piel 30 minutos antes de la exposición al sol evitará que la radiación alcance la piel. Además, en verano es aconsejable no exponerse a la radiación solar durante las horas de más calor.

  • Beber mucha agua y alimentarse saludablemente

El cuerpo necesita cantidades suficientes de líquido para tener una piel sana, cuidada y llena de vitalidad. En este sentido, beber agua abundante durante el día no solo nos mantendrá hidratados, sino que ayudará a cuidar la piel, oxigenarla e hidratarla, previniendo las líneas de expresión y los signos de envejecimiento debido a la lubricación de las distintas capas de la piel.

  • ¡No fumar!

El tabaco es muy perjudicial y ofensor para la piel. La nicotina hace que los vasos sanguíneos de las capas más externas de la piel se estrechen, dificultando el flujo de la sangre hacia la piel, dejando el cutis apagado y mate, e influyendo en el envejecimiento más rápido. La buena noticia es que los daños causados por el tabaco… ¡Son reversibles si se deja de fumar!

  • Otros hábitos saludables

Una dieta saludable y equilibrada no solo es buena para el cuerpo, sino también para la piel. Las frutas y verduras son alimentos ricos en antioxidantes, por lo que comerlos nos ayudará a mantener una piel bella y saludable.

Consumir de forma recurrente alimentos ricos en Omega 3 (pescados como las sardinas, el salmón, la trucha o las nueces), con vitamina C y antioxidantes (pepinos, espirulina, naranjas, fresas, mango…), ayudarán a la regeneración celular.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies