Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Cuándo es necesario operar un nódulo tiroideo?

De forma general, los especialistas en patología tiroidea recomendaremos operar un nódulo tiroideo en las siguientes situaciones:

  1. Nódulos con sospecha intermedia o alta de cáncer de tiroides.
  2. Nódulos únicos o múltiples cuyo tamaño supere los 3-4 cm, aún en presencia de citología benigna, y siempre evaluando de forma individualizada cada caso por un experto.
  3. Algunos nódulos únicos o múltiples que originen exceso de producción de hormonas tiroideas (algunos de estos pueden tratarse con nuevas técnicas como la radiofrecuencia tiroidea, que es menos invasiva que la cirugía).

Estas indicaciones generales deben ser precisadas y explicadas por un equipo médico-quirúrgico con experiencia (en caso de encontrarse en una de estas situaciones, le recomendamos consulte con un especialista).

Estudio de planificación quirúrgica

Una vez sentada la indicación de cirugía será necesario completar el estudio de planificación quirúrgica, enfocado a ofrecer al paciente un tratamiento personalizado.

La exéresis de tiroides o tiroidectomía puede ser:

  • De toda la glándula
  • De solo una parte
  • Puede asociar la resección de ganglios adyacentes o regionales si fuera preciso.

Actualmente ya no se realiza la exéresis del nódulo solamente por los malos resultados observados en el pasado.

Características de la cirugía y posibles riesgos

Esta intervención se realiza con anestesia general y su tiempo de hospitalización suele ser inferior a 24 horas. Las posibles complicaciones se relacionan con:

  • La posibilidad de sangrado postoperatorio
  • Lesión de los nervios de las cuerdas vocales (nervios laríngeo recurrente y laríngeo superior)
  • Lesión de las glándulas paratiroides, encargadas de gestionar los niveles de calcio en el organismo.

Conviene aclarar que en grupos quirúrgicos con alto nivel de especialización son de muy baja frecuencia y la mayor parte con carácter transitorio.

¿Se puede evitar la cicatriz?

La única secuela permanente de la cirugía es la cicatriz en la cara anterior de la base del cuello, que se emplea para acceder a la glándula y cuya extensión suele ser entorno a los 6-8 cm.

Recientemente en nuestro país se están introduciendo y asentando abordajes quirúrgicos encaminados a eliminar la cicatriz cervical ubicando las incisiones de acceso en lugares escondidos y empleando técnicas endoscópicas. Estos abordajes se desarrollaron y extendieron en países asiáticos, con series de más de 500-1000 pacientes, y en la actualidad se están introduciendo en países occidentales.

Nuestro grupo introdujo la tiroidectomía endoscópica por abordaje biaxilo-biareolar con excelentes resultados hasta el momento (Mercader Cidoncha E, Amunategui Prats I, Escat Cortés JL, Grao Torrente I, Suh H. Cir Esp. 2019 Feb;97(2):81-88. doi: 10.1016/j.ciresp.2018.11.006. Epub 2019 Jan 26. Scarless neck thyroidectomy using bilateral axillo-breast approach: Initial impressions after introduction in a specialized unit and a review of the literature).

A modo de resumen podemos concluir que:

  • La mayor parte de los nódulos tiroideos de diagnóstico incidental serán benignos y no requerirán cirugía.
  • Es importante ser evaluado por un equipo médico-quirúrgico con amplia experiencia que ofrezca un tratamiento preciso y ajustado a lo que el paciente y la patología requieren. Así reduciremos molestias al paciente y minimizaremos la morbilidad de los tratamientos.

No dude en buscar consejo médico y aclarar todas sus dudas.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies