Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿En qué consiste la intolerancia a la fructosa?

Las intolerancias alimentarias más frecuentes en la población son:

  • La fructosa
  • La lactosa
  • El gluten

La fructosa está presente en la fruta y en los vegetales, pero su peligro viene dado, sobre todo, porque puede ser usada como edulcorante de productos dietéticos. Esto ocurre por su alta capacidad endulzante y porque tiene menos calorías que la glucosa y la sacarosa.

En general, el consumo diario de fructosa varía ampliamente alrededor del mundo.

  • En EEUU, por ejemplo, el consumo de fructosa se ha incrementado ampliamente por su uso como edulcorante, que se calcula en casi el 50%.
  • En la Unión Europea, en cambio, no se ha producido la sustitución de sacarosa por fructosa a gran escala, de modo que se consume menos fructosa.

La malabsorción de la fructosa puede considerarse en cierta forma fisiológica y, por consiguiente, no es necesaria su investigación. Sin embargo, hay un grupo de pacientes con trastornos funcionales que son intolerantes a la malabsorción de fructosa y en todos ellos es útil realizar un estudio médico y aconsejar medidas de alimentación.

¿Por qué se produce la intolerancia a la fructosa?

Cuando la fructosa es ingerida en grandes cantidades, la capacidad del intestino para absorberla es sobrepasada, desarrollándose malabsorción de fructosa y, a veces, provocando síntomas por esta malabsorción.

Existen dos tipos fundamentales de malabsorción de azúcares:

  • Primaria: se produciría por un déficit de la enzima transportadora y se cree que va mediada genéticamente, desarrollándose a lo largo de la vida.
  • Secundaria: no está codificada genéticamente y se debe a la presencia de una enfermedad intestinal que daña la superficie de la mucosa intestinal de forma transitoria, aunque también puede ser permanente. Así, es común en las gastroenteritis, sobrecrecimiento bacteriano, enfermedad inflamatoria intestinal y enfermedad celiaca.

La capacidad para absorber fructosa por el intestino es limitada, pero la ingestión conjunta de fructosa y glucosa facilita la absorción de fructosa de una forma significativa.

Se desconoce la frecuencia real de este tipo de malabsorción, pero se calcula que en mayor o menor medida puede afectar a entre un 40 y un 60% de la población, sin que se identifiquen claros factores geográficos o raciales, como ocurre en la intolerancia a la lactosa.

¿Qué síntomas ocasiona?

La malabsorción de fructosa no es una condición patológica. No obstante, hay que considerar que en sujetos intolerantes puede provocar síntomas indistinguibles de aquellos atribuidos a trastornos funcionales digestivos, como el Síndrome de Intestino Irritable.

Los síntomas son producidos por las sustancias liberadas de la fermentación bacteriana de la fructosa en el colon (gases y agua). Consisten fundamentalmente en:

  • Dolor
  • Distensión abdominal
  • Meteorismo
  • Flatulencia
  • Ruidos intestinales
  • Diarrea con cierta frecuencia
  • Náuseas con vómitos y cefaleas en algunos pacientes

En aquellas situaciones en las que el vaciamiento gástrico e intestinal esté favorecido, los síntomas pueden aparecer a los 30 minutos de la ingesta. Sin embargo, cuando el producto con fructosa se mezcla con otros alimentos, se toma al final de una comida o hay un enlentecimiento del vaciado gástrico o de la motilidad intestinal, los síntomas pueden aparecer más allá de las 3 o 4 horas de la ingesta.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies