Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Es cierto que se engorda con la edad?

A medida que cumplimos años nuestra composición corporal va cambiando: se pierde progresivamente masa muscular y aumenta la grasa, tanto la subcutánea como la visceral, que es aquella que acumulamos dentro del abdomen. Es el proceso natural del envejecimiento.

Esto ocurre tanto en hombres como en mujeres, especialmente a partir de los 50 años. La pérdida anual de masa muscular se sitúa en torno a un 2%. Además, en el caso de las mujeres se produce de forma precoz, más si tenemos en cuenta que el punto de partida del porcentaje de grasa es superior, y se acelera por la menopausia. Es característico notar un aumento de la cintura, las mamas y una disminución de grasa en las piernas y en la cara.

Este fenómeno, cuando sobrepasa unos determinados límites o se vuelve muy intenso, se denomina sarcopenia. Supone la pérdida de masa muscular, fuerza y movilidad y conlleva, generalmente, a una pérdida de masa ósea.

¿Qué factores pueden influir en la ganancia de peso?

El aumento de peso asociado al envejecimiento puede verse potenciado por múltiples factores:

  • El propio metabolismo: al reducirse la masa muscular se ralentiza, es decir, gasta menos, de modo que comiendo las mismas cantidades se gana peso y se engorda con mayor facilidad.
  • Sobrealimentación: actualmente vivimos en un mundo de abundancia de alimentos. Comemos muchísimo más de lo que somos capaces de quemar, por ello la sobrealimentación es la principal razón para engordar.
  • Malos hábitos de vida: la sociedad actual se ha vuelto muy sedentaria, a lo que suma, de forma habitual, una mala higiene de sueño, el estrés o e incluso el consumo de ciertos fármacos. Todo ello influye en la ganancia de peso.

Recomendaciones para mantenerse en un peso óptimo

Si bien es habitual que a medida que pasan los años se produzcan ciertos cambios en nuestro peso, existen determinadas pautas que pueden contribuir a mantenernos sanos:

  • Practicar ejercicio aeróbico, como caminar, nadar, bailar, pero también ejercicios de fuerza, con pesas, bandas elásticas o máquinas, de modo podamos prevenir o revertir la pérdida de masa muscular.
  • Seguir una dieta equilibrada, baja en alcohol, azúcares y grasas de origen animal, evitando alimentos procesados, y rica en verdura, fruta, pescados y carnes magras. Es aconsejable tomar proteínas de alta calidad en todas las comidas y no picar entre horas. Además, debemos optar por formas sencillas de cocinado, evitando los fritos y los platos muy elaborados.
  • Mantener unos horarios regulares en las comidas: diversos estudios de crono biología señalan que, para mantener el peso y estar metabólicamente sanos, es importante seguir pautas regulares. Se ha demostrados que las personas que trabajan de noche o a turnos tienen una mayor tendencia a la obesidad y diabetes. Lo recomendable sería comer, como muy tarde, a las 14 h y cenar antes de las 20h.

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies