Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Es necesario utilizar after sun tras la exposición solar?

Afortunadamente, en la actualidad la utilización de fotoprotectores solares está bastante extendida y cada vez somos más conscientes de su importancia. Sin embargo, en ocasiones no prestamos la suficiente atención a la hidratación posterior a la exposición solar.

¿Crema hidratante o loción after sun?

A la hora de seleccionar el tipo de producto recomendado tras tomar el sol podemos encontrarnos básicamente con dos que resultan válidos para hidratar la piel, pero que tienen diferentes funciones:

  • Crema hidratante: centra su función en la captación de agua y su mantenimiento en la piel.
  • Loción after sun: además de aportar agua a la piel, incorpora:
    • Agentes calmantes, que alivian la sensación de quemazón o escozor.
    • Propiedades antiinflamatorias, es decir, en caso de quemadura contribuye a la disminución de la inflamación.
    • Propiedades regenerativas, de modo que regula el recambio de la epidermis.
    • Las fórmulas más novedosas pueden incluso frenar o revertir los cambios tóxicos que la radiación ultravioleta produce sobre el ADN.

¿Cuándo utilizar cada tipo de producto?

Es necesario diferenciar entre los cuidados continuados de nuestra piel y las necesidades específicas.

  • La crema hidratante debería formar parte de nuestra rutina habitual de hidratación, especialmente tras la ducha.
  • El after sun se utiliza en momentos puntuales, en concreto, tras la exposición solar, ya que nuestra piel necesitará una hidratación extra para compensar la pérdida de agua. Contrariamente a lo que se suele pensar -que este tipo de lociones son útiles solo cuando se producen quemaduras solares o la piel se resiente o se muestra enrojecida- lo recomendable es utilizarlo tras cualquier exposición. Además, resulta clave para conseguir un bronceado más duradero.

Piel bronceada pero, ante todo, piel sana

Para cuidar nuestra piel durante la exposición solar, más que pensar en actuar ante una quemadura, tenemos que intentar que esta no se produzca. Las claves para lograrlo son:

  • Evitar la exposición prolongada a los rayos de sol.
  • Utilizar protección solar del modo adecuado, es decir: aplicar la cantidad suficiente, reaplicar cada dos horas y elegir un producto que nos proteja frente a la radiación UVA y UVB y, si es posible, infrarrrojo y visible.
  • Podemos utilizar también fotoprotección oral que, aunque nunca sustituye a las fórmulas en crema, funciona como complemento de la misma, reforzando la piel desde el interior y mejorando la tolerancia a la radiación.

En cualquier caso, para potenciar el bronceado existen fórmulas como autobronceadores o maquillajes que resultan más adecuadas, ya que evitamos el envejecimiento cutáneo y toda la problemática asociada a la exposición a la radiación ultravioleta.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies