Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Fractura de escafoides carpiano

¿Qué es el escafoides carpiano?

El escafoides es uno de los ocho pequeños huesos que conforman el carpo de la muñeca. Está ubicado en la base del pulgar, a continuación del trapecio. Es el que mayor probabilidad presenta de fracturarse (en concreto, un 75% de las fracturas de carpo corresponden al escafoides).

Aunque la incidencia con la que se producen este tipo de fracturas no está del todo clara, de forma general podemos decir que el porcentaje se sitúa en 10 cada 100.000 habitantes.

¿Por qué se puede producir una fractura de escafoides?

Una fractura del hueso escafoides ocurre, en la mayoría de los casos, de forma indirecta, debido a una caída sobre la mano extendida (ante la caída, es habitual que la persona extienda la mano para protegerse).

Se trata de una lesión que puede afectar a personas de cualquier edad y ocurre, con mayor frecuencia, durante la práctica deportiva.

¿Cómo se diagnostica?

Lo habitual es que el paciente acuda a un Servicio de Urgencias por presentar dolor en la zona tras la caída. El especialista solicitará radiografías (lateral y oblicua) para valorar la posible lesión. Sin embargo, conviene aclarar que en ocasiones la fractura no será perceptible. En estos casos podemos solicitar como pruebas complementarias de diagnóstico por imagen:

  • TAC
  • Resonancia magnética
  • Ganmagrafía
  • Ecografía

De todas ellas, la más eficaz desde el punto de vista estadístico suele ser la resonancia magnética.

¿Cómo se trata?

Resulta un tanto controvertido establecer cuál es el abordaje óptimo de la fractura de escafoides, ya que existen diferentes opciones y es necesario valorar cada caso de forma personalizada.

En función de las necesidades de cada paciente podemos optar por:

  • Tratamiento ortopédico: es aconsejable cuando observamos que no hay desplazamiento. Se trata de usar un yeso para inmovilizar la zona y supone una recuperación más lenta. El tiempo que tardará la muñeca en recuperarse dependerá de la gravedad de la fractura, pero habitualmente no será inferior a 8 semanas.
  • Tratamiento quirúrgico: está indicado en caso de que existan elementos que generan inestabilidad relacionados con el grado de desplazamiento. Se trata de colocar un tornillo de osteosíntesis en la zona. Existen diferentes técnicas quirúrgicas:
    • Vía dorsal
    • Vía palmar
    • Abordaje percutáneo
    • Tratamiento artroscópico: se trata del abordaje más avanzado. Resulta más útil cuanto más proximal es el polo de la fractura.

Además, existen dos factores a tener en cuenta que pueden interferir a la hora de decantarnos por un tratamiento u otro (siendo preferible el quirúrgico por la rapidez en la recuperación):

  • Problemas laborales: en ocasiones los pacientes necesitan que la recuperación sea rápida para evitar una baja laboral larga.
  • Problemas deportivos: en el caso de deportistas profesionales, precisan reincorporarse a la práctica deportiva lo antes posible.

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies