Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas para tratar la epicondilitis

¿Qué es la epicondilitis?

Conocida popularmente como “codo de tenista”, la epicondilitis es un tipo de tendinitis que se produce por una inflamación de la inserción de la musculatura extensora y supinadora del antebrazo en el epicóndilo.

De forma habitual aparece por un uso reiterado de esta musculatura, que produce un sobresfuerzo que ocasiona daños y microrroturas en los tendones. Estos cuentan con un mecanismo de reparación poco eficaz, por lo que el proceso se cronifica y el tejido reparado no tiene las mismas características ni la misma fuerza que el tejido sano, provocando dolor e inflamación posterior, que suele ser duradera.

Vemos así que la inflamación es más una consecuencia de un ciclo ineficaz de daño/reparación y no la causa de la epicondilitis. Por este motivo, las terapias biológicas con plasma rico en plaquetas y células madre, al favorecer la reparación tisular, rompen este ciclo y mejoran los síntomas del paciente.

Conviene aclarar que no se trata de una lesión que afecte de forma exclusiva a los tenistas, si bien es cierto que es bastante frecuente entre las personas que practican deportes de raqueta debido a la acción repetida en la musculatura extensora del codo, que se inserta en el epicóndilo y se sobrecarga.

¿Qué síntomas produce?

El síntoma más característico de la epincondilitis es el dolor, que de forma general los pacientes describen como de larga duración y ubicado en la cara lateral del codo. Es frecuente que se agudice con determinados movimientos de la mano en los que interviene la musculatura extensora e incluso se puede producir en reposo.

Para confirmar el diagnóstico, además de los síntomas descritos por el paciente y reflejados en la historia clínica, podemos solicitar pruebas de imagen (radiografía, ecografía y /o resonancia magnética).

Ante los primeros síntomas es fundamental acudir al especialista para realizar un abordaje precoz y evitar posibles complicaciones. De no tratarse a tiempo, la lesión puede volverse crónica.

¿Cómo se puede tratar la epicondilitis?

  • Abordaje inicial: en primer lugar, recomendamos un tratamiento conservador, con el que conseguiremos resolver una gran mayoría de casos. Dentro del mismo se incluyen:
    • Modificación de hábitos, especialmente si se trata de actividades deportivas o laborales que incluyan movimientos repetitivos de esta musculatura.
    • Fisioterapia
    • Infiltraciones: podemos utilizar tratamientos antiinflamatorios de depósito o tratamientos biológicos con plasma rico en plaquetas y células madre, que han demostrado una alta efectividad.
  • Abordaje quirúrgico (ocurre en menos del 5% de los casos): en caso de no responder a las opciones terapéuticas anteriores podemos recurrir a la cirugía para liberar esa musculatura y reinsertarla en una posición de menor tensión muscular.

Ventajas de las infiltraciones ecodirigidas de plasma rico en plaquetas

Las infiltraciones biológicas de plasma rico en plaquetas ofrecen muy buenos resultados debido al efecto antiinflamatorio y de regeneración tisular obtenido de los factores de crecimiento. Así lo corroboran diversos ensayos y estudios clínicos.

En nuestra Unidad de Terapia Regenerativa Articular realizamos estas punciones de forma ecodirigida, es decir, guiadas mediante ecógrafo, lo que nos permite encontrar el sitio preciso de inserción del tendón, donde la inflamación es mayor, para depositar en ese punto la sustancia infiltrada.

El plasma rico en plaquetas se obtiene de la propia sangre del paciente mediante una analítica ordinaria. Se procesa en un laboratorio, donde se lleva a cabo una sedimentación de los productos de la sangre por los diferentes componentes. Estos, tras un proceso de centrifugación, se separan: los componentes celulares se quedan en la parte de abajo y las plaquetas en la parte superior y, dentro de estas, encontramos los factores de crecimiento plaquetarios.

Una vez obtenido el plasma se introduce en una campana de flujo laminar, una zona totalmente estéril en la que el personal de enfermería podrá preparar la inyección para realizar la infiltración. Se trata de un sistema totalmente cerrado, ya que estamos trabajando con un elemento biológico, de modo que es necesario contar con todas las garantías sanitarias.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies