Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Los labios son los grandes olvidados a la hora de protegernos del sol

Los labios son una zona de nuestra piel especialmente vulnerable a la radiación ultravioleta. La utilización de cremas con alto índice de protección solar es una práctica cada vez más frecuente entre las personas que se exponen al sol debido a la práctica de actividades al aire libre, ya sea en verano o en invierno. Sin embargo, aplicar un bálsamo labial que proteja nuestros labios es mucho menos habitual.

En aquellas personas que se ven expuestas de forma crónica a la radiación ultravioleta es muy frecuente observar cáncer de piel no melanoma, incluyendo:

  • Epiteliomas basocelulares
  • Carcinomas espinocelulares.
  • También podemos ver lentigos malignos y melanomas, aunque con menor frecuencia que los anteriores.

En muchas ocasiones observamos un signo de daño solar crónico, llamado quelilitis actínica. Esta condición puede ser la precursora de un carcinoma si no recibe una valoración temprana por parte de un especialista y un tratamiento adecuado.

Cuándo puede aparecer el cáncer de piel en los labios

Normalmente diagnosticamos lesiones malignas en los labios de pacientes con:

  • Piel clara
  • Exposición crónica al sol durante más de 20 años.
  • Edad media en torno a los 50 años.
  • Suelen afectar a más hombres que mujeres.

Otros factores de riesgo, además del sol, son: el tabaco, el alcohol y los estados de inmunosupresión (por ejemplo, en pacientes que han sido sometidos a un trasplante de órganos).

Es conocida la implicación del virus de papiloma humano (HPV) en ciertos tumores de la cavidad oral, pero, sin embargo, no hay datos que sugieran que se implique en un número mayor de casos de cáncer labial.

Generalmente es el labio inferior el que se ve más afectado (12 veces más) que el superior, debido a que su exposición a la RUV es mayor. Los estudios epidemiológicos publicados indican que entre el 85 y el 95% del cáncer de piel localizado en labios son carcinomas espinocelulares.

Este dato confirma que el sol es el principal factor predisponente.

En esta localización, la aparición de cáncer o sus lesiones precursoras son fáciles de ver y, por tanto, podremos realizar un tratamiento precoz en estadios iniciales de la enfermedad.

Sin embargo, algunos pacientes consultan tarde porque no reconocen estas lesiones como potencialmente malignas, según publican en un estudio reciente investigadores de la Clínica Mayo.

Tratamiento del cáncer de piel en los labios

El diagnóstico precoz y el tratamiento con cirugía micrográfica de Mohs son las claves del éxito para asegurar la curación de los pacientes con cáncer de labios. Es importante señalar que, en las fases pre malignas, cuando aún se observa una queilitis actínica, el tratamiento es mucho más sencillo y no es necesario intervenir quirúrgicamente.

Es muy importante realizar una consulta con el dermatólogo en caso de notar cualquier alteración en los labios, tal como una mancha, una pequeña herida que no se cura, etc. Si finalmente se trata de un tumor maligno, es importante saber que cuando se detecta en estadios tempranos se cura fácilmente, pero en caso de una demora en el diagnóstico o tratamiento se puede extender a otros órganos, disminuyendo la supervivencia del paciente.

Cirugía de Mohs

Por muchas razones, incluyendo la conservación de tejido sano y por presentar una alta tasa de curación (cercana al 90%), la cirugía de Mohs es el tratamiento de elección.

La cirugía de Mohs consiste en la eliminación del tumor quirúrgicamente, junto al análisis histológico de los bordes de la pieza extirpada en el momento de la cirugía, lo cual nos asegura que hemos eliminado correctamente la lesión maligna. Además, nos permite ahorrar tejido, puesto que únicamente eliminaremos aquellas zonas afectadas sin precisar los extensos márgenes de seguridad que precisa la cirugía convencional.

Prevención del cáncer de labio

Pero la prevención del cáncer de labio es esencial, dado que el empleo de productos labiales con índice de protección solar disminuye su incidencia, tal y como indican diversos estudios.

Todavía es común escuchar en la consulta cómo los pacientes que aplican filtro solar en la cara, brazos y otras zonas fotoexpuestas no aplican ningún producto en los labios (aproximadamente lo hace un 20-30% del total).

Como conclusión debemos señalar que, a pesar de ser una zona muy expuesta al sol, los labios son muchas veces olvidados y subestimados como zona que potencialmente puede desarrollar un cáncer de piel, por lo que debemos concienciar a nuestros pacientes, así como fomentar la consulta ante cualquier lesión labial sospechosa, mancha o herida que no se cura para evitar complicaciones futuras y asegurar la curación.

 

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies