Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

El constante estrés competitivo en los deportistas puede afectar a su rendimiento y provocar lesiones

  • El estrés en un deportista puede afectar al sistema neurológico, provocando cuadros de ansiedad y depresión, o al sistema cardiovascular con hipertensión arterial, alteraciones del ritmo y trastornos endoteliales
  • Para gestionarlo, es importante entrenar, hidratarse, mantener una actitud positiva o dormir, ya que mientras lo hacemos se eliminan toxinas y hormonas del estrés. Además, es fundamental el control del médico

 

Madrid, 26 de julio de 2021. Los Juegos Olímpicos son una de las citas más importantes para un deportista y para la cual llevan años entrenando, sin embargo, las altas autoexigencias pueden pasar factura. El estrés en el deporte, que también se da en deportistas aficionados donde el 22% de los jóvenes deportistas sufre o ha sufrido estrés y agotamiento1, proviene de las altas expectativas que un deportista asume, de la carga competitiva de los compañeros de equipo y en ocasiones de la necesidad de un resultado y el grado de ansiedad que genera obtenerlos.

«El estrés mantenido tiene consecuencias multisistémicas que afecta en forma de sobrecarga o lesión y que impide el mejor rendimiento muscular», señala el doctor Juan Antonio Corbalán, responsable de la unidad de salud deportiva de Vithas Internacional. Sin embargo, este no tiene que ser un elemento negativo ya que, en su justa medida, ayuda al cuerpo a afrontar los retos. El problema, tal y como apunta el doctor, se da cuando este estrés es incontrolable.

Los efectos fisiológicos que puede tener en un deportista que sufre estrés permanente son multisistémicos ya que pueden afectar al sistema neurológico, al sistema metabólico-hormonal o cardiovascular así como al sistema inmunológico. “En mayor medida el estrés puede provocar cuadros de ansiedad, depresión y trastorno del sueño. A nivel cardiovascular la hipertensión arterial, alteraciones del ritmo y trastornos endoteliales», apunta el Dr. Corbalán.

Para evitar estas situaciones de estrés y los síntomas que pueden derivar de ello, es fundamental aprender herramientas para relativizar la práctica deportiva y no convertirse en personas prisioneras de una actividad que debería ser lúdica. «Para lograrlo es importantísimo el papel de los monitores, entrenadores, clubes y familias», destaca Juan Antonio Corbalán.

Cómo gestionar el estrés deportivo

Practicar deporte se asocia a numerosos beneficios, no solo porque supone un compromiso con los hábitos de vida saludables, sino que además fomenta el desarrollo positivo de la autoestima y el trabajo en equipo, entre otras cosas. Sin embargo, en muchas ocasiones su práctica también puede provocar efectos negativos como el estrés o la ansiedad relacionada con el rendimiento.

Ante esta situación y para saber cómo gestionar esta situación es importante llevar a cabo una serie de hábitos en nuestra rutina como entrenar, hidratarse, mantener una actitud positiva o dormir ya que mientras lo hacemos se eliminan toxinas y hormonas del estrés. Además, es fundamental el control del médico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies