Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Los problemas bucodentales pueden alterar la salud del organismo y el rendimiento deportivo

  • Una mala salud de la dentadura y la boca influye negativamente en la calidad de vida de las personas y se relaciona con funciones fisiológicas de gran importancia que pueden alterar negativamente el rendimiento deportivo
  • Las enfermedades periodontales se relacionan con mayor riesgo de aparición de fiebre, contracturas, fatiga e inflamación articular, y con una recuperación más tardía de las lesiones musculares
  • Un examen bucodental exhaustivo aportará información valiosa sobre el estado de salud individual de cada persona, contribuirá a prevenir lesiones y a optimizar el rendimiento durante la práctica deportiva


Madrid, 20 de febrero de 2020.-
La relación entre el deporte y la salud oral es bidireccional: de igual forma que la práctica deportiva de forma regular es fundamental para conseguir unos hábitos y estilo de vida saludable, la salud bucodental es una parte integral y esencial que afecta diariamente a la a la calidad de vida y a la salud individual.

En este sentido, los problemas bucodentales también se relacionan con funciones fisiológicas de gran importancia que pueden influir negativamente en el rendimiento de la práctica deportiva. El Dr. Manuel de la Torre, director médico de la Unidad Avanzada de Salud Bucodental de Vithas Internacional (Madrid), advierte de que “las enfermedades bucodentales tienen una alta prevalencia y son las enfermedades no transmisibles más comunes entre la población, por lo que muchas lesiones articulares y musculares que no se curan con tratamientos de rehabilitación o fisioterapia pueden tener su origen en lesiones periodontales e infecciones bucales”.

No obstante, el 23% de los españoles admite que solo acude al dentista en caso de tener un problema agudo, según revela una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Cómo influye la salud bucal en la práctica deportiva?

Una mala salud oral no solo afecta a la dentadura y a la boca, sino que afecta a las personas durante toda su vida y favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares o renales, EPOC, diabetes, obesidad, infecciones respiratorias, entre otras.

Las enfermedades derivadas de problemas bucodentales pueden alterar la respuesta del organismo e influir en la disminución del rendimiento deportivo debido a la presencia de dolor, molestias o desfiguración facial, y también a la existencia de inflamación sistémica, repercutiendo en una peor calidad de vida y menor bienestar”, explica el Dr. De la Torre. Así, las caries y los problemas de encías y del hueso de soporte de los dientes pueden originar infecciones que provoquen el paso de las bacterias que viven en la boca a la sangre, causando desde dolencias musculares y articulares en lugares del cuerpo como los gemelos, hasta fatiga y cefalea.

Además, las enfermedades periodontales, como son la gingivitis –inflamación de las encías– o la periodontitis –infección grave de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes­– se relacionan con mayor riesgo de aparición de fiebre, contracturas, fatiga e inflamación articular, y con una recuperación más tardía de las lesiones musculares. Cabe señalar que según datos de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), en España 8 de cada 10 personas mayores de 35 años sufre alguna alteración gingival y la periodontitis avanzada afecta al 11% de la población, siendo la sexta enfermedad con más prevalencia a nivel mundial.

Sin embargo, en la dentadura pueden aparecer otro tipo de trastornos, como el bruxismo –hábito de apretar y rechinar los dientes– o la mala oclusión bucal, que pueden causar dolores musculares en la zona del cuello y la espalda. Además, “el incorrecto ajuste entre los dientes superiores e inferiores debido a la falta de algunas piezas o por la mala colocación de las mismas puede derivar  en digestiones más pesadas y lentas con un mayor gasto de energía y en alteraciones posturales que incidan en el rendimiento deportivo”, explica el especialista.

Corregir este tipo de alteraciones no solo mejorará el bienestar de las personas, sino que también posibilitará una respuesta física correcta durante el ejercicio al evitarse posibles lesiones, por ejemplo, mediante el uso de férulas de descarga durante la noche o tratamientos de ortodoncia.

Una buena salud empieza en nuestra boca

La atención a los problemas en la cavidad oral no solo permite a los especialistas la identificación temprana de los síntomas y enfermedades bucales, sino también detectar algunas lesiones que pueden alertar sobre carencias vitamínicas, falta de minerales o estados nutricionales deficitarios, contribuyendo a un pronto diagnóstico y tratamiento.

Por ello, el Dr. De la Torre incide en la importancia de acudir al dentista de forma periódica y adoptar medidas de prevención durante todas las etapas de la vida para mantener la boca y los dientes en óptimas condiciones y prevenir enfermedades, además “permitirá prevenir lesiones y optimizar el rendimiento durante la práctica deportiva”.

Consejos para mantener una boca y dientes sanos

Unos buenos hábitos de vida y una higiene bucodental correcta son fundamentales para prevenir enfermedades y problemas a corto y largo plazo. Para ello es importante:

  • Cepillar los dientes, al menos, 2 veces al día durante 2 minutos con una pasta dental con fluoruro. Es importante no descuidar el cepillado después de cada ingesta, dedicando mayor tiempo al cepillado al levantarnos y antes de acostarnos con el objetivo de eliminar los restos de comida que han podido quedarse adheridos a los dientes durante el día.
  • Limpiar los dientes todos los días con un cepillo interproximal y prestar atención a la lengua y el paladar mediante limpiadores linguales o el propio cepillo.
  • Cuidar nuestra alimentación y limitar los alimentos azucarados entre las comidas, así como restringir el consumo de carbohidratos, bebidas isotónicas azucaradas, bicarbonatadas, zumos envasados, etc.
  • No fumar ni abusar de bebidas alcohólicas.
  • Visitar al dentista de forma periódica para realizar revisiones de mantenimiento y prevención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies