Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Otitis externa u otitis del nadador, una infección muy frecuente en verano

¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa es una infección del epitelio que recubre el conducto auditivo externo. Su incidencia aumenta notablemente durante los meses de verano. Esto es debido, principalmente, a los baños prolongados en piscinas o en el mar, que propician que la piel del conducto auditivo externo esté en contacto con el agua durante mucho tiempo, lo que llega a macerarla.

El epitelio pierde, así, su integridad, principal factor de protección frente a la infección, junto a un pH ácido y el poder bacteriostático y bactericida del cerumen.

Además, el exceso de limpieza del oído, así como la manipulación del mismo con bastoncillos u otros instrumentos, pueden favorecer también la aparición de otitis externa.

Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, es especialmente frecuente en niños menores de 7 años.

¿Qué síntomas produce?

Se trata de una patología muy dolorosa, cuyo proceso suele debutar con síntomas como picor o irritación para dar paso a la supuración, sensación de taponamiento y, en algunas ocasiones, pueden aparecer fiebre y malestar general.

También puede resultar molesta la movilización del pabellón articular, la presión sobre el trago, la masticación, el bostezo y otros movimientos de la articulación temporo-mandibular, al transmitirse la movilización al CAE (conducto auditivo externo).

¿Qué tratamientos se recomiendan?

  • Otitis externas difusas leves: es suficiente con un tratamiento tópico, aplicando en el conducto auditivo externo gotas óticas antibióticas con corticoides 3 o 4 veces al día. Previamente se puede realizar un lavado cuidadoso empleando una jeringa y un antiséptico muy diluido. Asociaremos siempre antiinflamatorios no esteroideos.
  • En caso de dolor muy intenso, diseminación de la infección a las partes blandas periauriculares o cuando no se resuelva con tratamiento tópico, utilizaremos antibioterapia oral.

¿Se puede prevenir la otitis externa?

Las personas propensas a sufrir otitis externa deberían seguir las siguientes recomendaciones para evitar, en la medida de lo posible, que se produzca la infección:

  • Mantener los oídos secos y limpios tras cada baño, secando la parte externa del oído y la entrada del conducto, sin ningún otro tipo de manipulación interior.
  • Acortar los tiempos de inmersión.
  • El uso de protectores a medida en playas y piscinas, como tapones, que sellan el oído, cintas o gorros de baño, puede contribuir a evitarla.
  • No introducir objetos en los oídos y evitar el uso de bastoncillos de limpieza en el interior, ya que pueden erosionar la piel del conducto e impactar la cera al fondo, aumentando la posibilidad de oclusión del mismo y la sensación de taponamiento.
  • Acudir antes de la temporada de baños al otorrinolaringólogo para realizar una adecuada limpieza en caso de predisposición a formar tapones de cera o queratina.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies