Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Puede el ruido inducir sordera?

Los efectos del ruido excesivo sobre la salud general y la auditiva son ampliamente conocidos desde la antigüedad. Plinio el viejo, en su tratado de historia natural, observó cómo muchas personas que vivían junto a las cataratas del Nilo sufrían de sordera.

El ruido traumatizante aparece como fenómeno social en la Edad de los Metales y ya en esa época se reconoce como un factor nocivo para la salud. Es, pues, un problema de salud que se ha venido incrementando con el avance industrial y el de la civilización.

Está generalmente relacionado con el ruido en el lugar de trabajo, pero en estos últimos años aparece una innovación cultural que se introduce con gran fuerza: la utilización del ruido y el sonido como aferencia sensorial lúdica.

La música difundida a gran intensidad es el principal reclamo de los lugares de encuentro, sin olvidar la frecuente conexión a reproductores de música que llegan a intensidades de más de 85 dB (decibelios).

Hipoacusia inducida por el ruido

La exposición al ruido va a determinar una hipoacusia neurosensorial, silente, progresiva, irreversible y generalmente bilateral. El principal problema es que este tipo de pérdidas auditivas tardan en presentare, de modo que la población general no es consciente del problema hasta que el déficit auditivo es alto.

Además de síntomas auditivos, el ruido también puede producir:

  • Insomnio
  • Alteraciones digestivas
  • Problemas cardiovasculares
  • Alteraciones en la concentración

¿Qué factores influyen en este tipo de lesiones otológicas?

Si bien el ruido es el agente casual, en el desarrollo de las lesiones otológicas inciden diversos factores:

  • La intensidad sonora: el ruido solo ocasiona deterioro auditivo cuando su intensidad supera los 80 dB.
  • La frecuencia del ruido traumatizante: las frecuencias más lesivas son las que se sitúan entre los 2.000 y 3.000 hz (hercios).
  • El tiempo de exposición al ruido: a ruido constante, cuanto más tiempo de exposición, más lesión.
  • El ritmo del ruido: a igualdad de intensidad, frecuencia y tiempo de exposición, son más perniciosos los ruidos discontinuos o intermitentes, siempre que la pausa sin ruido sea breve.
  • La susceptibilidad individual: a igualdad de condiciones, unos sujetos sufren mucho antes daño auditivo producido por el ruido que otros.
  • Otros factores: influyen también la edad, el estado general de la persona, las condiciones de trabajo, las enfermedades otológicas, hipoacusias previas por otra causa, etc.

Tratamiento de las lesiones otológicas producidas por el ruido

La hipoacusia que origina este tipo de lesiones, una vez instaurada, no tiene ninguna posibilidad de remisión. Al no existir medidas terapéuticas útiles, el esfuerzo debe dirigirse a la prevención.

Para ello es recomendable poner en práctica una serie de medidas:

  • Control audiométrico periódico: para aquellas personas que permanecen expuestas al ruido traumatizante.
  • Estudio de la susceptibilidad individual: para la detección de los individuos susceptibles al traumatismo acústico deben tabularse perfectamente los resultados de los controles auditivos periódicos y, aunque su fiabilidad no es estricta, se pueden utilizar los test de fatiga auditiva.
  • Medidas de protección individual: debe exigirse el uso de protección antirruido (tapones o cascos) a toda persona que tenga que permanecer en ambientes con intensidad de ruido igual o superior a 89 dB.
  • Medidas de protección colectiva: un procedimiento fundamental y de uso obligado es el aislamiento acústico de la fuente de ruido, así como los sistemas de arquitectura antirruido. Asimismo, el establecimiento de periodos de descanso en ambiente silenciosos es espectacularmente eficaz.

Es muy importante recordar que existe una relación perfecta entre causa y efecto: al cesar la exposición al ruido se detiene la progresión de la sordera.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies