Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Qué es el plasma rico en plaquetas?

La aplicación de terapias de Medicina Biológica en Traumatología ha evolucionado mucho en los últimos años. Las infiltraciones de plasma rico en plaquetas ofrecen excelentes resultados en el abordaje de lesiones tendinosas, musculares y también cartilaginosas. Las principales ventajas que aportan son:

  • Permiten agilizar el proceso de curación
  • Aceleran la regeneración de tejido dañado
  • Mejoran la calidad de vida de los pacientes
  • Es un tratamiento no agresivo

¿Cómo se obtiene el plasma rico en plaquetas?

El plasma se extrae de la sangre del propio paciente mediante una analítica normal. Se procesa en un laboratorio, donde se lleva a cabo una sedimentación de los productos de la sangre por los diferentes componentes. Estos, tras un proceso de centrifugación, se separan: los componentes celulares se quedan en la parte de abajo y las plaquetas en la parte superior y, dentro de estas, encontramos los factores de crecimiento plaquetarios.

Una vez obtenido el plasma se introduce en una campana de flujo laminar, una zona totalmente estéril en la que el personal de enfermería podrá preparar la inyección para realizar la infiltración. Se trata de un sistema totalmente cerrado, ya que estamos trabajando con un elemento biológico, de modo que es necesario contar con todas las garantías sanitarias.

En nuestra unidad, además de realizar una serología previa al paciente, seguimos un estricto protocolo para la identificación de la sangre.

¿En qué tipo de lesiones se puede utilizar?

El plasma rico en factores plaquetarios se utiliza sobre todo en lesiones de tejidos musculares y tejidos de tendón. Las plaquetas son las células que ayudan a reparar los tejidos, de modo que la infiltración funciona como un acelerador de la reparación biológica.

Las lesiones más frecuentes en las que se aplica son:

  • Tendinitis que no responden a tratamiento (por ejemplo, epicondilitis).
  • Diferentes lesiones, como:
    • Lesiones parciales de ligamentos que no requieren cirugía pero que requieren una reparación un poco más intensa.
    • De manguito rotador que no se van a operar, porque no tienen indicación quirúrgica, ya sea por edad del paciente o por lesión parcial.
    • De cartílago, donde se puede combinar con infiltraciones de ácido hialurónico.

Además, los factores de crecimientos también se pueden emplear de manera intraoperatoria. En este sentido funcionan como complemento a determinadas técnicas quirúrgicas (por ejemplo: la reparación de ligamentos, la sutura de heridas) para mejorar los resultados.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Para preparar la infiltración de plasma rico en plaquetas se utiliza cloruro cálcico, una sustancia que activa las plaquetas y proporciona al plasma una textura tipo gel, que será lo que se inyecte.

Dependiendo del tipo de lesión, el especialista pautará un número determinado de sesiones. Por ejemplo, para un tratamiento de rodilla, la media suelen ser 3 inyecciones que se aplican con una diferencia de entre 7 y 12 días.

Tras la inyección es habitual que el paciente note una distensión durante las siguientes 24-48 horas. No es necesario que haga reposo, pero tampoco es conveniente que realice actividades de impacto para evitar la inflamación de la zona.

La evidencia clínica pone de manifiesto los buenos resultados de este tipo de tratamientos en relación a la mejora de los síntomas y mayor rapidez en la reparación de los tejidos.

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies