Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

¿Se puede prevenir la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad metabólica ósea. Produce una alteración tanto en la composición, como en la estructura interna de los huesos, lo que provoca una mayor fragilidad de los mismos. Es por ello que las personas que padecen esta patología tiene un mayor riesgo de sufrir fracturas antes un traumatismo.

¿Qué síntomas produce la osteoporosis?

Esta enfermedad produce una alteración de la estructura y composición mineral del hueso, aumentando su fragilidad. Sin embargo, hay que reseñar que no produce síntomas. Es por ello que, a menudo, el paciente no acude a consulta hasta que sufre una fractura.

Las fracturas osteoporóticas más frecuentes son:

  • Las de muñeca
  • Las vertebrales
  • De extremidad proximal del húmero
  • De cadera (la más grave)

Es fundamental concienciar a la población sobre esta patología para, en caso de detectar la enfermedad, prevenir que se produzcan fracturas.

¿Existen factores de riesgo?

Hay una serie de factores que pueden predisponer a padecer osteoporosis:

  • Aspectos no modificables, sobre los que no podemos actuar:
    • El sexo y la edad, ya que afecta mayoritariamente a las mujeres en edad postmenopáusica
    • Alteraciones o enfermedades del metabolismo, como las relacionadas con la asimilación del calcio y la vitamina D
    • Causas hormonales, especialmente las relacionadas con la menopausia
  • Factores modificables, relacionados con determinados hábitos de vida en los que sí podemos intervenir de modo preventivo:
    • La escasa exposición solar, que produce una falta de vitamina D
    • El seguimiento de dietas pobres en calcio
    • El tabaquismo
    • La falta de ejercicio físico
    • Delgadez extrema y poca masa muscular corporal

¿Cómo se diagnostica?

Existen diferentes pruebas médicas que pueden resultar útiles para el diagnóstico de esta enfermedad y el análisis de sus posibles causas. La más utilizada es la densitometría ósea.

Se trata de una prueba que mide la densidad mineral ósea. Habitualmente se toman como referente para la medición la columna lumbar y la cadera, ya que suelen estar disminuidas en los pacientes que sufren osteoporosis.

A través de los valores de referencia estipulados para cada edad se establece una comparación con los resultados obtenidos. Hablamos de osteoporosis cuando el valor medido en el paciente se aleja, de manera significativa, de la media establecida para su edad y población.

Tratamiento recomendado para los pacientes con osteoporosis

Dentro del abordaje de la osteoporosis existen dos vías a seguir:

  • Recomendaciones no farmacológico: basado en una serie de recomendaciones encaminadas a prevenir la enfermedad:
    • Practicar ejercicio físico moderado y sin impacto
    • Seguir una dieta rica en lácteos y alimentos que aporten calcio y vitamina D
    • Exposición solar adecuada
  • Tratamiento farmacológico, cuando el especialista lo considere necesario y en la medida adecuada para cada paciente:
    • Administración de suplementos de calcio y vitamina D
    • Antiresortivos óseos
    • Fármacos de acción dual (antiresortivos/formadores de hueso)

En el caso de los fármacos, hay que tener en cuenta, además de sus ventajas, sus posibles efectos secundarios, por ello es fundamental que el tratamiento se paute de forma totalmente personalizada y siempre bajo la supervisión del especialista.

Si se producen fracturas, el tratamiento igualmente será individualizado. Puede abarcar, desde un tratamiento conservador, por ejemplo, mediante el uso de una faja dorso-lumbar, yesos, cabestrillos, etc., hasta el abordaje quirúrgico.

Dependerá, en cualquier caso, del lugar y tipo de fractura, del estado del hueso y del estado de salud general del paciente, teniendo en cuenta que suele tratarse de personas de edad avanzada.

Medidas preventivas

La clave para prevenir de forma eficaz la osteoporosis es conseguir un buen pico de masa ósea durante la niñez y juventud. Este pico establece el punto máximo de densidad mineral ósea que puede alcanzar nuestro esqueleto hasta los 35 o 40 años. A partir de ahí comenzará a bajar el nivel, pero si partimos de una cifra alta la caída será menor, pudiendo evitarse la enfermedad.

Para lograrlo nuestra recomendación es seguir las pautas no farmacológicas indicadas anteriormente.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies