Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Toxina botulínica para acabar con la hiperhidrosis

La sudoración es un mecanismo fisiológico de muchas especies animales, incluidos los humanos, para regular la temperatura corporal. Ante una temperatura elevada, estrés o actividad física, el organismo responde aumentando la sudoración a través de un estímulo nervioso.

Aproximadamente, el 3% de la población sufre un aumento de la sudoración más allá de lo necesario para alcanzar la termorregulación. Ocurre que determinadas zonas del cuerpo comienzan a sudar de manera excesiva sin establecer vínculo alguno con la temperatura ambiental ni ningún otro agente externo.

Este trastorno es lo que se conoce como hiperhidrosis, y aunque no se considera una patología grave, suele ocasionar molestias de índole social, produciendo un deterioro de la calidad de vida de la persona afectada.

Dentro de la hiperhidrosis podemos diferenciar entre:

  • Hiperhidrosis primaria, que se localiza en zonas específicas del cuerpo, como la cara, las manos, las axilas o los pies.
  • Hiperhidrosis secundaria a otras patologías, como hipertiroidismo, diabetes mellitus, infecciones, et. También puede ser producida por la ingestión de algunos medicamentos o, en el caso de las mujeres, durante la menopausia.

¿Es posible tratar la hiperhidrosis?

En la actualidad existen diferentes tratamientos para la hiperhidrosis primaria focal (en el caso de la secundaria, debe ser tratada de acuerdo a la patología causal de la misma).

  • Productos antitranspirantes, como el cloruro de aluminio: suelen ser la primera opción de tratamiento, pero solo funcionan en casos leves.
  • Tratamiento con toxina botulínica: es una opción de abordaje muy eficaz.
  • En casos más graves se puede recurrir a la cirugía, cuyos resultados son definitivos.

¿Cómo se realiza el tratamiento con toxina botulínica?

La toxina botulínica ha demostrado una alta eficacia en el abordaje de la hiperhidrosis primaria axilar y palmar (las zonas más frecuentemente afectadas). Se infiltra en las zonas afectadas por la hipersudoración. Los resultados se empiezan a constatar transcurridos 3 días y suelen durar entre 6 y 8 meses.

Se trata de una técnica cómoda, poco molesta y con un alto perfil de seguridad, siempre que sea realizada por profesionales médicos.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies