Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Cómo tratar la depresión gestacional y posparto sin fármacos

La depresión posparto es una patología bastante frecuente. Según datos de la OMS, la Organización Mundial de la Salud, una de cada 6 mujeres que da a luz sufre esta enfermedad.

Además, los trastornos depresivos también pueden aparecer durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre. Es lo que se conoce como depresión gestacional y en los países desarrollados se estima que entre un 7 y un 15% de las mujeres gestantes la sufren.

Causas y abordaje de la depresión posparto

Las causas desencadenantes de una depresión posparto suelen responder a una combinación de factores emocionales y físicos. Este estado provoca una serie de complicaciones, tanto para la madre, como para el bebé, por ello es necesario el abordaje médico.

El tratamiento farmacológico puede afectar al recién nacido e interferir en la lactancia materna. Por ello, una forma eficaz de tratar la depresión posparto, evitando los psicofármacos, es mediante la neuromodulación.

Tratamiento mediante neuromodulación

La neuromodulación consiste en modificar el nivel de excitabilidad de distintas áreas del cerebro mediante una estimulación externa, en este caso, un estímulo magnético, inhibiéndolas o excitándolas, en función de las características del estímulo.

Cuando sufrimos depresión el cerebro suele centrarse en captar señales negativas en vez de positivas. Le neuromodulación permite modificar el patrón de relación de distintas partes del cerebro para que, en este caso, la mujer, pueda ser capaz de estar atenta a otras cosas.

La técnica empleada es la estimulación magnética trascraneal repetitiva (rTMS).

Los estudios publicados sobre la utilización de este tratamiento en mujeres con depresión posparto demuestran la eficacia de esta técnica en más del 80% de los casos.

Ventajas de la estimulación magnética trascraneal repetitiva

Al evitar los fármacos, este tratamiento puede emplearse con total seguridad tanto en mujeres embarazadas como en el período del posparto, ya que no afecta ni al feto ni al recién nacido ni interfiere en la lactancia.

Se trata de un procedimiento no invasivo, indoloro y apenas cuenta con efectos secundarios. Como mucho se puede producir una leve cefalea que remitiría con analgésicos habituales.

Es necesario evaluar en consulta cada caso para pautar el tratamiento, siempre personalizado. Habitualmente consta de entre 20 y 30 sesiones de estimulación. Cada una de ellas tiene una duración de media hora.

La evolución de la paciente se supervisa minuciosamente por parte del equipo médico.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Inbound Marketing Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies