Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Uso prudente de los antibióticos

Los antibióticos son una herramienta fundamental para tratar las infecciones, sin embargo, sabemos que las bacterias son capaces de desarrollar resistencia frente a ellos. Esta situación supone una amenaza global para la salud, por ello es esencial abogar por un uso más conservador y apropiado.

Precisamente, bajo esta premisa, el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC) celebra cada año el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos (18 de noviembre), cuyo objetivo es concienciar a la población sobre los riesgos asociados al uso indebido de los antibióticos y fomentar un consumo responsable.

Prevención y control

La resistencia a los antibióticos se asocia directamente al uso indebido de los mismos. Es por ello que, tanto profesionales como pacientes, debemos adoptar medidas preventivas. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece una serie de pautas y recomendaciones:

  • Para la población general: tomar antibióticos únicamente cuando los prescriba un profesional sanitario autorizado y siguiendo las instrucciones indicadas por este.
  • Para los profesionales sanitarios: prescribir y dispensar antibióticos solo cuando sea necesario de conformidad con las directrices en vigor. Además, se incide en la importancia de informar a los pacientes sobre cómo tomar los antibióticos correctamente y los peligros de un uso indebido.

Antibióticos y probióticos: nuevas líneas de investigación

Actualmente hay algunos antibióticos nuevos en fase de desarrollo y numerosos ensayos clínicos para valorar su efectividad contra las formas más peligrosas de bacterias.

Precisamente, una de las líneas de investigación actuales es la que relaciona el uso adecuado de antibióticos con probióticos y que apunta a la efectividad de dicha combinación para erradicar determinadas cepas de bacterias resistentes. En concreto, un estudio elaborado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT,  Estados Unidos) y publicado en Advanced Materials, pone de manifiesto la efectividad de dicha combinación frente a dos cepas de bacterias resistentes a los medicamentos que frecuentemente contaminan heridas, como por ejemplo quemaduras o heridas quirúrgicas.

Esta y otras líneas en fase de desarrollo son investigaciones de vanguardia y aunque todavía queda mucho por profundizar para extraer conclusiones definitivas, los resultados que arrojan ofrecen avances significativos.

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies