Asesor de Salud

Déjanos tu teléfono y te llamamos

Horario de contacto:

91 590 52 99

Vive saludable para vivir más y mejor

Siempre se ha dicho que un estilo de vida saludable se vincula con una mayor supervivencia y calidad de vida. Actualmente existen diversos estudios que lo ponen de manifiesto.

En primer lugar, conviene aclarar a qué nos referimos con aspectos de vida saludables. Una investigación reciente, publicada en el Journal of Internal Medicine (JIM) alude en concreto a 4 puntos clave sobre los que se basa su análisis:

  • No fumar
  • Realizar un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física
  • No consumir alcohol o reducir su consumo
  • Seguir una dieta equilibrada

En dicha publicación se pone de relieve que cada uno de estos aspectos, según los datos obtenidos, se asoció inversamente con la mortalidad por cualquier causa y se elevaron las tasas de supervivencia en los perfiles analizados.

Por lo tanto, la adopción de comportamientos saludables puede incrementar sustancialmente la esperanza de vida.

Mejora de nuestra calidad de vida

Además de incrementar la tasa de supervivencia, vivir de modo saludable incide en la mejora de nuestra calidad de vida, una medida con un coste económico mínimo y que se convierte en nuestra mejor aliada para la prevención.

En lo que a calidad de vida se refiere, no suman solo los años, sino la buena salud que mantengamos a medida que cumplimos años.

Por todo ello, invertir en medidas para la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad resulta básico para toda la población. De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud, un 75% de las enfermedades crónicas se producen por unos malos hábitos de vida, como la alimentación poco saludable, la falta de ejercicio físico, el estrés y el tabaco. En este sentido conviene recordar que un 63% de las muertes que se producen a nivel mundial se deben a enfermedades crónicas.

Hábitos saludables para combatir el estrés

El estrés es otro de los factores que influyen notablemente en el desarrollo de enfermedades. Numerosos estudios ponen de manifiesto la correlación existente entre estrés y mala alimentación.

En concreto, un estudio reciente de la Universidad de Sidney (Australia) señala que las personas que consumen entre 5 y 7 raciones diarias de frutas y verduras tienen un 23% menos de riesgo de sufrir estrés que las que, como mucho, sólo comen una. Otros estudios muestran también que las frutas y verduras se relacionan con un menor riesgo de depresión y mayores niveles de bienestar.

Estilo de vida y salud

Tomar conciencia de la importancia de seguir unos hábitos saludables para mantener un estado de salud óptimo a lo largo de nuestra vida es fundamental.

Si necesitas asesoramiento para establecer dichos hábitos te recomiendo consultar con tu medico de referencia.

 

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies